Articulo De Importancia

Post

Comments   |   Uncategorized

Por: Ángel Martínez

El Detective Privado.

=============

El diccionario de la lengua española define al sustantivo detective como “Policía particular que practica investigaciones reservadas y que, en ocasiones, interviene en los procedimientos judiciales”. De otro lado, el gran diccionario de la lengua Española de Larousse establece que un detective es: una persona que se dedica a investigaciones privadas.

Siendo así, el uso de la expresión “Detective Privado” que se utiliza de manera corriente para  referirse a los investigadores privados es correcto, se ajusta a la definición en castellano. Esa  denominación, no genera confusión porque hace la diferencia con los detectives que pertenecen a un cuerpo policial.

Es bueno destacar que la expresión “Detective Privado” está consagrada en la literatura policial.  Esta es una profesión muy dura que requiere de una gran vocación. El Detective Privado no es un agente 007, pero sí tiene que tener gran capacidad de sacrificio y una sensibilidad especial.

La mayoría de sus trabajos tienen que ver con el ámbito de la empresa, la industria y los negocios en el absentismo laboral, competencia desleal, contraespionaje, falsificación de marcas, embargos, morosidad, insolvencias, prevención de riesgos en operaciones financieras y fraudes a las compañías de seguros. Su segunda fuente, y que la gran mayoría cree que es la primera, son los relacionados con el entorno familiar, divorcios, herencias, malos tratos, problemas de hijos, etc.

Esta actividad profesional aporta, y muchas veces es fundamental,  al sistema judicial, ya que sus evidencias son utilizadas en un juicio contra una identidad o una persona.

El trabajo de un investigador privado va mas allá de lo que se presenta en el cine. Somos blancos de la delincuencia común que ve en nosotros sus más cercanos enemigos, por la aproximación, en el marco de nuestro trabajo, que tenemos con las mafias organizadas en las calles de cualquier ciudad.

La gran realidad que atraviesa este sector es el poco o ningún reconocimiento que recibe de la fiscalía, la policía y el tren judicial en general.

La policía en la mayoría de los países nos ve como unos improvisados que metemos las narices en el trabajo que ellos están realizando, pero es que muchas veces les descubrimos sus “indelicadezas”.

Los fiscales en la mayoría de los casos nos aborrecen por las innumerables evidencias que conseguimos, por la audacia  en nuestro empeño para demostrar la inocencia de algunas personas condenada a pena de muerte o por cualquier otro delito, siendo el Detective Privado el responsable invisible de la terminación justa de un expediente injusto y cruel.

Muchas veces es el cliente que nos ha buscado para resolverle algún problema, el que se convierte, por alguna circunstancia, en nuestro peor enemigo. Si sus expectativas no son cumplidas, si no son como la soñó, arremete con demandas y otras técnicas, que en ocasiones ponen en peligro nuestra integridad física.

Como en todas las ramas del saber y en algunas actividades profesionales hay muchos improvisados. Esta profesión está en un camino peligroso, y las fallas injustamente se les atribuyen al gremio que nos agrupa.

El Detective Privado es una profesión en auge, cada año salen más jóvenes de las aulas universitarias con su titulo que lo habilita para ejercer. Ya en diferentes países existen leyes específicas y ordenanzas para el ejercicio de las tareas que asumen estos profesionales.

Gran parte de nuestras tareas se desarrollan en la oficina rastreando información por Internet, bases de datos, y en ocasiones debemos acudir a los tribunales para participar como testigos en procesos judiciales.

Seremos respetados y admirados por la sociedad siempre que no utilicemos para nuestras investigaciones medios materiales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal, familiar o a la propia imagen o el secreto de las comunicaciones.

Los Investigadores Privados somos una entidad sin soporte de la ley en algunos países, pero lo más importante del caso es el trabajo que realizamos para el bienestar de la verdad.

Ángel Martínez

Detective Privado/Escritor

 

Leave a Reply